Personas con Historia

Perfiles de personajes históricos que merece la pena conocer

Arcimboldo, el artista fuera de lo común

| 7 Comments

Ilustración original de Aurelio Lorenzo
Al menos conocido de los pintores del Renacimiento, tachado de grotesco y extravagante, olvidado durante dos siglos, y últimamente investigado como un posible caso de locura, le tocó vivir a la sombra de los grandes maestros como Leonardo, Rafael o Miguel Ángel, pero disfrutó de mayores comodidades y riqueza, se divirtió con su trabajo y fue siempre mucho más libre para hacer lo que quiso.
 Guiseppe Arcimboldo (1527-1593) quizás renunció al legado, pero consiguió disfrutar de la vida.


Nacido en Milán en 1527, aprendiz de su padre, un pintor modesto, sus primeras obras fueron diseños para vidrieras y tapices que decorarían el Duomo y otras catedrales del Norte de Italia. Gracias al reconocimiento que le otorgaron estos trabajos fue llamado a Viena en 1562 para trabajar en la corte del emperador Fernando I, donde durante dos años pintó numerosos retratos de la familia real con un estilo absolutamente convencional, mientras, en paralelo, desarrollaba para sí su auténtica obra, las inquietantes naturalezas muertas en las que flores, frutas, objetos y animales forman simbólicos retratos humanos.

Increíble para su época, siniestro y fascinante, su concepto artístico fue abrazado con entusiasmo por Maximiliano II, nuevo Emperador desde 1564. A partir de este momento sería, para toda su vida, un protegido de los Habsburgo, un pintor áulico con poder y libertad, un hombre que siendo menospreciado por los artistas e intelectuales de una época donde su arte no tenía cabida consiguió rápidamente fortuna y gloria, un futuro Conde Palatino (desde 1587) vinculado a los poderosos Austrias.

En 1576 accede al trono Rodolfo II, y con él todo explota. Notable mecenas y coleccionista, gran impulsor del conocimiento (si bien su estabilidad mental también haya sido cuestionada), Rodolfo II trasladó la corte del Imperio a Praga para convertir a esta ciudad en la luminosa capital de las artes y de las ciencias europeas de finales del siglo XVI. Colocó bajo su protección a innumerables artistas y científicos, y a su servicio Arcimboldo fue no solo pintor, se convirtió además en asesor artístico e ilustrador de fauna y flora para los grandes científicos, y pudo también desbordar su fantasía como escenógrafo de las suntuosas fiestas, coronamientos y bodas que la corte acogía. Para ellas diseñó decorados, pero también trajes, disfraces y máscaras; fue él quien llevó a Praga los primeros fuegos artificiales, diseñó aparatos hidráulicos para animar las fuentes, incluso inventó instrumentos musicales.

Rodolfo II le consideraba el «Leonardo da Vinci de la corte bohemia», y le mantuvo pintando para él hasta 1591, dos años antes de su muerte. El artista más sorprendente, por original, del Renacimiento, seguirá todos estos años pintando sus particulares retratos y variaciones de las series "Las cuatro estaciones" y "Los cuatro elementos", perfeccionando estas extrañas visiones de cabezas humanas formadas por flora y fauna, dando incluso un nuevo giro a su obra con los "retratos invertidos", aparentes bodegones que, al girar el lienzo 90º, descubren perturbadoras figuras humanas.

A partir de su fallecimiento en 1593 su obra cayó en el olvido, no encontrando comprensión más allá del último de sus protectores. Sólo la admiración que despertaron sus cuadros en los surrealistas, en el siglo XX, recuperó su figura de un olvido de siglos y lo consolidó como lo que hoy es, el extraño precursor de las vanguardias del siglo XVI.

Más sobre Arcimboldo:

Guiseppe Arcimboldo, su obra completa

7 Comments

  1. Otra cosa no sé, pero imaginación no le faltaba a este hombre. Y no es el primero que por no adaptarse a lo establecido en su época ha caído en el olvido hasta ser rescatado más tarde.
    ¡Un saludo!

  2. Incluso ahora se está investigando si estaba loco, pero porqué hay que estar loco, sólo por pensar o hacer lo que piensan y hacen los demás, pero de un modo diferente?

  3. Hola,

    Últimamente hay varios estudios que vinculan locura y creatividad, así que en cierto modo, tal vez estaba loco y era un genio... por qué no...



    http://josearnedo.blogspot.com/2011/08/francisco-mora-como-funciona-el-cerebro.html

    "El cerebro se modela fisiológicamente mediante el aprendizaje y la acción".


    Un saludo,

    Jose


    http://josearnedo.blogspot.com

  4. Un claro ejemplo de adelantado a su época, me parece a mí.

  5. Esta es la gente que hace que el mundo se mueva, los que empiezan a hacer las cosas de un modo diferente.. Y tuvo suerte de no tener que sufrir la marginación que ha sufrido otros innovadores

  6. Solo tengo un detalle para agregar: Arcimboldo era Manierista, no Renacentista