Personas con Historia

Perfiles de personajes históricos que merece la pena conocer

Nikola Tesla, el gran olvidado

| 3 Comments

La radio, los rayos X, la bombilla sin filamentos y otros muchos artificios nacieron del ingenio de Nikola Tesla (1856-1943), un científico maltratado.

Tesla fue ante todo un genio, un nuevo Einstein, pero también un hombre introvertido y con dificultades para vender sus ideas, lo que llevó a que fueran otros los que se apropiaran y beneficiaran de sus invenciones.

Serbocroata de nacimiento, ingeniero por la Universidad de Viena, emigró a Estados Unidos en 1884 con una carta de recomendación para Thomas Edison. En su cabeza llevaba ya la corriente alterna, así como ideas muy avanzadas sobre el aprovechamiento del agua para la generación de energía, sobre ingenería robótica e incluso ciencia computacional y física nuclear.

Pronto chocó con Edison, que defendía vehementemente su corriente continua que desde hacía unos pocos años monopolizaba la iluminación de muchas ciudades de EE.UU. Trabajó para él hasta que se convenció de que a su lado siempre estaría a su sombra, y finalmente, de la mano de la empresa Westighouse, pudo desarrollar su proyecto de corriente continua que es la que hoy en día genera la luz que se consume en el mundo. En 1893 Tesla dio un paso más y consiguió que The Westinghouse Corp. fuera contrata para desarrollar un generador de corriente alterna en las cataratas del Niágara. Sin embargo, el proyecto casi arruinó a la empresa y Tesla hubo de renunciar a sus royalties para poder seguir adelante con sus proyectos.

En los años siguientes Tesla se concentraría en la experimentación en el campo de las ondas de radio, y fue el primero, antes que Marconi, en construir el primer radiotransmisor, no obstante no fuera hasta 1943, meses después de su muerte, cuando la Corte Suprema de EE.UU le reconociera la paternidad por la cual el italiano obtuvo el Nobel en 1909.

Sus últimos años de vida Tesla los dedicó casi por completo a su gran sueño de transmitir energía sin cables a través de la atmósfera, para lo cual llegó a construir una torre de más de 60 metros (Wardenclyffe Tower o Torre de Tesla), un proyecto mastodóntico contra corriente de toda posibilidad económica, que minaría su salud y que fue finalmente derruida en 1917.

Nikola Tesla soportó muchos fracasos en lo profesional y una gran soledad en lo personal. Murió de un infarto en Nueva York el 7 de enero de 1943 en la habitación del hotel en la que vivía, sin llegar a conocer la importancia y la relevancia económica de sus inventos, que son la base de la gran revolución del siglo XX.

3 Comments

  1. Es duro ver como hoy se recuerda a Edison y a genios como Tesla se los relega al olvido.
    Tesla un adelantado para suu epoca,y es asta hoy que algunos de sus proyectos no fueron resueltos por falta de capacidad tecnico.
    esperemos un dia de estos encontrar al abrir un vuscador un pequeño recordatorio para el y otros tantos genios olvidados

  2. También inventó el primer juguete a control remoto.. un barco teledirigido ;)

    Juanín

  3. GENIO SIN FORTUNA, PERO, GENIO AL FIN. SEGURAMENTE HOY SE DELEITA DESDE LAS ALTURAS AL VER EL FRUTO DE SUS INVENTOS.